Friday, June 8, 2007

Sobredosis

Acabo de recibir mis discos de Porno Para Ricardo, y les confieso que estoy experimentando una sobredosis de su musica y sus imagenes, que equivalen a experimentar una sobredosis de mi propia vida en Cuba.
La expresion grafica de las portadas de los discos es increible, basta decir que se venderian en la bolsa negra en la Habana en un dos por tres, como pan caliente. Me imagino la gente en la esquina pasando los discos en un cartucho y embolsillando el baro o los fulas. De ahi los billetes de diez baros cubanos con kasstro arengando a las masas y debajo del billete de diez baros el de diez cañas convertibles de la portada de A mi no me gusta la politica pero yo le gusto a ella compañero.
Por la misma razon, las graficas son totalmente cripticas para quien no sepa quien es Elpidio Valdes y su caballo Palmiche. No me pidan explicaciones, carajo! Uno tiene que haber pasado su juventud en Cuba para entender las graficas de la hoz y el martillo transformadas en una pinga y un platano monumentales, y tambien, claro esta, ayuda ser cubano para entender el uso de la libreta de racionamiento en la portada de Rock para las masas… (carnicas). Hasta la alegria esta racionada en Cuba.

Las graficas interiores, a nivel de la grafica americana para cualquier artista de punk rock En Soy Porno, Soy Popular, el CD nos muestra una montaña de carne y pollo que es pornografica para cualquier cubano de a pie, cuando me fui de Cuba, la vista de la carne y el pollo en los supermercados me daba nauseas, por poco cierto e increible que parezca.
Rock para las masas… (carnicas) tiene el diseño que a mi juicio es el mas interesante, se trata de la parte superior de una lata de conservas, de cualquiera de las porquerias varias que el gobierno de Cuba vende a precios astronomicos a la mal pagada poblacion, como si hubiera sido abierta con un abridor de latas manual del tipo mas primitivo. El tercer album, A mi no me gusta la politica pero yo le gusto a ella compañero, esta decorado con “certificados comunistas”. Antes de vomitar, leanlos bien y se sorprenderan! Hablemos un poco de la musica…
Los tres discos son simplemente excelentes, satiricos y con burlas crueles a la sociedad comunista cubana a traves de chistes, sketches comicos y canciones.
El punk rock y el humor nunca estuvieron tan proximos. Porno Para Ricardo los hace hermanos siameses y le da cuero a todo, desde la obsesion por el sexo en un sitio donde el sexo es el unico entretenimiento hasta los imbecilizados comunistas, los degenerados agentes del G2, los policias palestinos y los chivatones profesionales. Todo en tono de un humor cinicamente anticomunista que llama a la reflexion acerca de la vida en Cuba, si es que eso se le puede llamar vida.

Escuchandolos, mi vida en Cuba desfilo por delante de mi, como un film o una secuencia de viejas fotografias. Porno Para Ricardo hace lo mismo que hice en mis tiempos, visita los mismos lugares obsesivamente y se rebela contra la misma mierda que me rebele en mi dia. Escuchar a Porno Para Ricardo es como mirarme en el espejo de mi vida en Cuba, como leer mi propia biografia escrita por un hermano gemelo al que nunca he conocido. O si, quizas es la persona que estaba del otro lado del espejo, que se ha quedado en Cuba….