Monday, December 17, 2007

La carga de los 500.

Un amigo, que siempre me manda cosas mostruosas que aparecen en el internet, se ha superado a si mismo enviándome -aunque con un comentario sardónico- la carta de los llamados 500 intelectuales «americanos» (hay de todo en el saco, pero el papel periódico oficial casi que ignora al resto y llama a todos americanos) que está dirigida a George W. Bush. Analfabetos funcionales como Sean Penn y Carlos Santana: ¿intelectuales? Por favor, no me jodan la existencia… ¿que tal si le escribieran a Fidel H. Castro para ver si deja de joder de una buena vez, a cultos y a incultos por igual?

Santana parece desconocer que su música estuvo prohibida en Cuba y que lo agarraran a uno con uno de sus discos equivalía a recibir una retreta de patadas por el culo y una buena rapada de cabeza. Vaya censura, si es que era. Te censuraban la vida. Lo mismo que hoy con Porno Para Ricardo, por ejemplo. Censura es una descripción edulcorada, verdaderamente.

Los otros cabrones, pertenecen a la plantilla «educacional» de universidades donde la condición de ingreso no es ser revolucionario, pero donde te agreden desde el primer día con inyecciones cerebrales sobre el puto Che «yo valgo más vivo que muerto» Guevara, alias Che Huevera. O son escritores de panfletos pseudo-artistícos y politicos que no hay quien se dispare o actores del cine bazofia que llega de Holywood. Porque no me diran que esos actorzuelos son ningunos intelectuales, solo porque recitan guiones para peliculas mediocres y porque usan espejuelos con diseño interesante….

La maldita carta -que es mas bien una carga, y muy pesada- no es nada que les recomiende leer, por lo denso de los personajes firmantes, que son miembros de esa legión de tontos -e hijos de puta- útiles que simplemente no quieren aceptar que la dictadura es la única entidad que bloquea al pueblo cubano. Por ejemplo, la otra noche cuando Porno Para Ricardo rompió el bloque interior al cual los agentes del régimen los tienen sometidos, ese concierto fué un acto de rebelión en contra del único embargo o bloqueo que sufre Cuba, el impuesto por Fidel H. Castro (supongo que la H venga de “Hijo de puta”) y Raul M. Castro (la M debe ser de “Maricón”).

Oh, no… otro amigo me aclara que H viene de Hipólito, como su padrino el consul de Haiti en Santiago de Cuba, claro con los años el muy racista se puso Alejandro como Alejandro Magno. M viene de Modesto. Menos mal que no le pusieron Fulgencio Ruben Raúl, porque Batista era su padrino. Vaya nombres inapropiados. Hipólito quiere decir -en griego- «el que suelta los caballos». Y el Caballo no suelta nada. Y para que hablar de Modesto. De modesto ese émulo de Calígula no tiene un pelo.

Y volviendo a la carga de los quinientos comemierdas que apoyan a Hipólito y a Modesto -esos nombres de guajiro me parecen mejores para ellos- miren esta joya de parrafo directo de esa gandofia de papel periódico en los días malos y papel paráculo en los dias buenos que es el Granma:

«…A ustedes no les impidan venir a nuestra isla a compartir sus conocimientos y valores; para que una canción, un libro, un estudio científico o una obra coreográfica no sean considerados, de manera irracional, como un delito…»

Entonces…. ¿querrá ésto decir que las canciones de Porno Para Ricarno no serán censuradas en nuestra isla, que los miembros de la banda dejarán de ser acosados y perseguidos, que les dejarán en paz de una vez y por todas? ¿O será que como son los firmantes de la famosa carta extranjeros y por demás americanos estos tipos van a gozar de un estatuto especial en Cuba? ¿sera que les permitirá hacer de las suyas siempre que la acción contestataria vaya dirigida a Walker (ah, ese es el segundo nombrecito de George Bush) y no a Hipólito y mucho menos a Modesto?

Mejor no seamos ingenuos, que esto no es mas que otro estrato más del apartheid que uno vive en Cuba. Los extranjeros que hagan y deshagan. Y que a los cubanos se las hagan y las deshagan.

Gorki y PPR tendrán que seguir dando conciertos «relámpago» en la entreplatea de un viejo cine teatro abandonado para que en la calle no se oiga la música, pero un día oirán todos el estruendo de la libertad, en plena vía pública. Porque las libertades que la dictadura confiere a otros son los delitos de ellos. Y si ser libre es delito, bueno, entonces también fuí un delicuente cuando vivía libre dentro de mi cráneo en la isla que no era mía, por decreto de Hipólito y de Modesto.

Quizás por eso tuve ese sueño en que Gorki y yo llamabamos los bueyes Comandante y General… A ver si un guajiro pudiera hacer esto en Cuba sin temor a represalias, sin miedo a verse arrancado de la tierra que es su vida. Que se vayan todos al carajo.

Y si quieren, que me vengan a buscar….

Estaré quizás en Jalisco Park, dandole vueltas provocadoramente a un carrousel vacío.

Y si quieren, que me vengan a buscar….

En mi época, una canción de Fito Paéz también me llevaba directamente a (la estación de policía de) Zapata y C.

(Charlie Bravo, diciembre de 2007, y en tránsito por cualquier lugar, hacia y desde cualquier lugar. Escrito para Porno Para Ricardo y The Black Sheep of Exile, o La Oveja Negra del Exilio, como le quieran llamar....)