Monday, December 17, 2007

La mojigatería, la pazguatera y en general, la comemierdería.

De verdad que a veces tengo que escribir en español porque en ingles no hay palabras para describir o definir la cantidad de comemierdas con la que se topa uno a diario.

Hay cada tipo por estas “tierras de libertad” que se las traen, y uno de ellos me ha escrito un para de estupideces acerca de por qué a el no le gusta la música de Porno Para Ricardo, ni a que mi me importara. Juan Ramón, me tiene sin cuidado. Pero claro, este tipo ni se llama Juan Ramón, ni un carajo, ni sabe quien es, ni tiene la major experiencia de lo que es Cuba, en otras palabras, es un cabroncito bitongo de café con leche en el portal.

El personaje en cuestión se siente escandalizado por las letras tan «sucias y vulgares» de Porno Para Ricardo…. Ay, ay, ay, uno no puede ser así, tan tosco…. Uno tiene que ser formal y delicado, porque la disidencia tiene que ser limpia y reluciente! Trozo de comemierda, si están viviendo bajo un sistema de terror y subsistencia! Si respirar en Cuba es ilegal, pedazo de inútil, cabrón de mierda, coño! Es decir, te pasan por encima y no puedes decirle comepinga al comandante, no tienes ni donde caerte muerto, te acuestas con hambre a diario y no puedes ni hablar de sexo, porque un comemierda con un peladito de corte cuadrado le da un ataquito de pudor.

Ahora sí, me ha escrito el muy estúpido –lo voy a llamar Juan Ramón Estupiñán, no es su nombre real- y modoso pichón de chample, que ay, ay, ay, el logo… el logo es muy agresivo, eso es una pinga!!! Una pinga!!! Una pinga!!! Bueno, ¿y qué? Ay no, ay no, que si pienso en esas cosas cuando voy a la iglesia es malo, muy malo! (también me ha salido calambuco y guayabito de sacristía este muchacho… quien sabe que mas me sale, no me lo quiero ni imaginar.

Juan Ramonchirri piensa que esta «vulgaridad, grosería y suciedad» habla muy mal de nosotros, los exiliados, pero ay, Juan Ramonchirri descubrió que yo no soy del exilio histórico en el mismo momento que le dije que el era del exilio histérico, pazguato mojigato, calambuco y sobre todo, falso. Que carajo me importa la opinión que se haga nadie, cuando en Cuba hay 12 millones de cubanos comiéndose un cable, jodidos hasta la tabla, con el pecho pegado al espinazo, y con los cojones mayúsculos de decirle comepinga al comandante cuando el exilio esta lleno de tipos como Juan Ramonchirri que también me quiere censurar, y no solo a mí, sino tambien a los que tienen los cojones cuadrados y de bronce y que se estan enfrentando a la dictadura día por día, mientras él se sienta a tomar su cafecito y a aplaudir a un politico que no dira «malas palabras» pero que permite que otros cubanos sean cazados en alta mar en un modo que PETA no considera apropiado para matar a los cabrones atunes del Japón.

Por suerte, mi queridisimo J.R. con tu camisita rosada y colonia del strip mall, y tu peladito de corte cuadrado con talquito en el pezcuezo, ni Porno Para Ricardo, ni Gorki, ni nadie, entiendelo bien, nadie en la isla de Cuba necesita de un comemierda como tu que le diga lo que tiene que hacer o que le de su aprobación. By the way, imbécil, tu hubieras sido un gran militante de la juventud (comunista) y un gran pendejo chivatón, como conocí a tantos. Comemierda.