Monday, April 14, 2008

Coaccion

La represion comunista esta llegando de nuevo a la puerta de nuestro amigo Gorki, y tambien a la puerta de Hebert, el bajista de la banda.

Gorki nos escribe y nos dice que :
"Una vez más a mi me han citado a la policía para no perder la costumbre de su politica de acoso y de intimidación, el motivo esta vez fue el mismo de siempre, parece como si quisieran que me fuera del pais o coaccionarme de alguna u otra manera. También a Hebert el bajista lo ha ido a visitar un tipo de Minint con el pretexto de una entrevista, Hebert se ha asustado y ha venido a contarme, quiero que si es posible pongas esto en la web como a modo de noticia y denuncia".

Naturalmente que le damos la noticia a todos, amigos, fans, y tambien a enemigos y que hacemos responsables a las fuerzas represivas de la dictadura por cualquier cosa que pueda suceder a Gorki, a Hebert y a los otros miembros de la banda o sus familiares. Ya es algo habitual que a personas que pacificamente se oponen a la tirania se les intimide y presione para abandonar el pais. La policia presta sus unidades y estaciones a la seguridad del estado -que no es mas que la policia politica del regimen- para que sus miembros citen a los que en el argot represivo se conoce como los "problematicos y pensantes" para "cordialmente invitarlos" a abandonar el pais. La presion se ejerce con intimidacion, amenazas de carcel y a veces veladas amenazas en contra de los familiares.

Si uno de los miembros de Porno Para Ricardo se pincha un dedo con la espina de una rosa, ya sabemos quienes son los responsables.
Ahora los quieren empujar al mar, con la esperanza de que desaparezcan.

La tirania fascista que impera en Cuba esta haciendo todo lo posible por silienciar a las pocas voces que se le oponen.
Aqui lo decimos, los tiranos tienen miedo de Gorki y de Porno Para Ricardo.
Ahora los quieren empujar al mar, con la esperanza de que desaparezcan.

La tirania fascista que impera en Cuba esta haciendo todo lo posible por silienciar a las pocas voces que se le oponen.
Aqui lo decimos, los tiranos tienen miedo de Gorki y de Porno Para Ricardo.